Por: Ana Hernández Hernández

Por décimo novena ocasión la comunidad internacional dijo basta al bloqueo económico, comercial y financiero, que por medio siglo mantienen las sucesivas administraciones de los Estados Unidos contra Cuba.

Los 187 votos a favor de Cuba vienen a corroborar por abrumadora mayoría, que se trata de una política que por entero pertenece a la era de las cavernas y que nada tiene que ver con la voluntad de los estados miembros de la ONU, y mucho menos con los pueblos, con las personas, con la gente de cada nación.

A solo unas horas de la contundente victoria del pueblo cubano, no pocos de los grandes medios persisten en denominar, lo que es un férreo bloqueo económico, comercial y financiero, como un simple embargo, pero mucho más vergonzoso resulta que ratifiquen una y otra vez que se trata de un diferendo bilateral.

Un viejo adagio dice “No hay peor ciego que el que no quiera ver”, y yo diría en este caso, “No hay peor sordo que el que no quiera oír”, y digo esto porque esos mismos grandes medios debían haberse hecho eco del sinnúmero de países y empresarios que Estados Unidos ha sancionado por establecer o intentar algún que otro vínculo comercial con Cuba.

Pero digo más, para los que no quieren oír ¿hasta cuándo una y otra, y otra administración de la Casa Blanca permanecerá con oídos sordos hacia los reclamos de una comunidad que se siente tan afectada con el inhumano bloqueo como la propia Cuba?

Es la hora de que no haya un después para que Obama preste atención a lo que el mundo pidió este martes 26 de octubre en la ONU y ponga fin al bloqueo más genocida y cruel de la faz de la tierra. Es la hora de que no haya un después para que Obama deje de plegarse ante los imperativos de una minoría que se concentra en la parte más reaccionaria de la ultraderecha de Miami.

En mi comentario de hoy deseo dejar una interrogante ¿Se habrá preguntado algún gobierno de Estados Unidos si realmente su pueblo, sus personas, su gente aprobarían esa política de inhumano bloqueo contra el pueblo cubano?