20101113170922-laguna.jpeg

Por: Ana Hernández Hernández

La Laguna de Leche, es el mayor lago natural de agua dulce en Cuba. Se encuentra en el humedal del norte de la provincia de Ciego de Ávila, a 5 km  al norte de Morón, y tiene una superficie total de 67,2 kilómetros cuadrados.

Actualmente es un atractivo especial para el turismo y para la práctica de deportes náuticos como la  pesca y la caza. Es un sitio de paso y destino turístico para quienes se dirigen a Jardines el Rey, que se encuentra a sólo 60 kilómetros de la Laguna de Leche.

Su nombre se debe a que el agua presenta un color blanquecino que se debe a la cama de piedra caliza del lago. Entonces, con los movimientos de los disturbios causa que las partículas de cal del fondo del lago vayan a la superficie.

Hay un canal construido en el 1940 (Chicola Channel) conectado al lago hasta la bahía de Buena Vista, lo que permitía que el azúcar procesada en Morón llegara al pequeño puerto de Chicola. En el proceso, el lago estaba contaminado con agua de mar, y ha perdido su color blanco característico. El canal fue cerrado en 1988, y el color lechoso recuperó gradualmente.

Esta laguna tiene parte de su vegetación en los pantanos en agua dulce y  lo que lo separa del mar es sólo una pequeña franja de tierra, aquí todas las aguas procedentes de una vasta llanura.

Cabe anotar que durante varios años esta laguna fue la pista acuática que constituyó el escenario del Grand Prix de lanchas rápidas de la Fórmula 1. Hoy, en la boca de la Laguna hay un pequeño faro recibe a los visitantes que se sienten atraídos por conocer esta curiosa laguna en donde pueden relajarse.

En este enclave natural, las autoridades del territorio han puesto el mayor de los empeños y se han construido varios ranchones a lo largo del canal, donde se puede adquirir comestibles y bebidas refrescantes, hasta llegar al prestigioso Restaurante La Atarraya, que es especializado en comidas de mariscos y tiene como plato principal La Paella, reconocida tanto nacional como internacionalmente.