20101115223447-washington.jpg

Por: Ana Hernández Hernández

El periódico Granma en su Edición Única, con cierre a la 1y30 antemeridiano, del 15 de noviembre publicó un artículo de Jean-Guy Allar, bajo el título “Se reunirán en el Capitolio de Washington golpistas y terroristas de toda América Latina.

Cuando lo leí, confieso, que me sentí indignada, pero no me sorprendí.

Entre la fabulosa nómina de personajes figuran nombres como, Ileana Ros-Lehtinen, a quien los republicanos de la cámara baja han seleccionado para encabezar su representación, pues en materia de política exterior, como diría mi abuela, no hay quien le ponga un pie delante, sobretodo por sus estrechos vínculos con los terroristas confesos Orlando Bosch y Luís Posada Carriles y   también con otro muy asociado a la mafia miamense, Connie Mack.

Dice la nota de Granma que no se quedarán fuera del festin, Otto Reich, Roger Noriega, el eminente Alejandro Aguirre, y un prominente escuálido venezolano, Guillermo Zuloaga.

Por Bolivia, Luís Núñez, Javier El-Hage, ambos participantes del intento de asesinato al presidente Evo Morales en abril de 2009.

Armando Valladares, el que reapareció en Tegucigalpa, sin dudas no faltará a la “prominente cita”, el próximo miércoles en Washington.

Así la lista es bastante amplia, aunque el propio documento refiere que por Ecuador, Honduras Y Nicaragua todavía no hay confirmación de los que se unirán al cónclave de los terroristas y golpistas.

¿Por qué dije que me indignó?

Porque precisamente a semejante reunión le dará abrigo un país que asume la potestad de elaborar una lista de países patrocinadores del terrorismo, donde ni por asomo aparece Estados Unidos. Entonces…  ¿Para qué es esa reunión?....

Será para repartir pan entre los miles y miles de niños hambrientos del mundo?

Para exigir que cese la guerra?

 Para proponer ayuda humanitaria a Haiti?.

¿Por qué dije que no me sorprende?

Solo fijémonos que la cabecilla del rumbon terrorista es una congresista del gobierno del país anfitrión.

No me sorprende porque mientras por las calles de ese país caminan libres los terroristas confesos,  y para colmo ahora tienen hasta su congreso, encierran a luchadores contra el terrorismo

Entonces ¿Quién debe estar en la lista de los patrocinadores de tal engendro? Como dice un colega nuestro  Saque usted sus propias conclusiones.Para mi les preocupa el despertar de América.