20101125013359-images.jpeg

Por: Ana Hernández Hernández

Vuelvo sobre las líneas de Jean-Guy Allard publicadas este miércoles 24 de noviembre en el periódico Granma bajo el título “Exhortación a asesinar a Chávez del congresista Mack confirman el complot”

Efectivamente el complot está planteado y no le faltan fichas a la mesa que bien la sirvieron en la guarida de los golpistas y terroristas, no quedó nadie sin opinar, pero el Señor Mack, trastornado, quizás todavía por las veces que vio abortada la posibilidad de asesinar a nuestro Comandante en Jefe Fidel ahora llama al magnicidio con Chávez.

Tal llamamiento, que se realizó nada más y nada menos que por un congresista de Estados Unidos, no podía tener otro escenario, como no podía tener otro apoyo incondicional que el de la CIA, la mafia cubano-americana en plena complicidad con el gobierno estadounidense, ese que se vanagloria de respetar, por encima de todo los derechos humanos.

Y cuál es el primer derecho humano, si no el de existir. Sin embargo con las amenazas y sugerencias hechas por el Señor Mack  pretenden privar a un  Jefe de Estado de su vida, al Presidente Hugo Chávez…  pero claro sus ideas, su accionar, su participación como Comandante de América en el despertar progresista de los pueblos les preocupa y de que manera.

Por tal razón, con un atinado verbo elocuente y claro,  el presidente boliviano Evo Morales lo denunció categóricamente y los pueblos de la América Bolivariana y Martiana nunca podrán dejar de estar atentos, pues la ultraderecha más reaccionaria se ha visto beneficiada ahora con una mayoría en la Cámara Baja y no vacilarán en tratar de acabar con la tendencia al progreso en Latinoamerica, que ya ha dejado de ser su patio trasero.

En esta ocasión, el punto de mira lo tienen en Chávez, pero no dudemos, una vez más las ansias de poder se estrellarán, porque esta es sin dudas una batalla de la civilización de los pueblos contra la barbarie del imperio.