20101220144040-ramon.jpg

Tomado de Prensa Latina

El antiterrorista cubano Ramón Labañino, preso en Estados Unidos hace más de 12 años, envió un mensaje al Tribunal Antiimperialista que sesiona en Pretoria  como parte del XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

  La humanidad se enfrenta a una de las más importantes batallas por la supervivencia, y a nuestras manos están las generaciones presentes y futuras que pueden salvar al mundo del desastre, señaló en la comunicación leída por su hija mayor, Ailí Labaniño.

Este orden social internacional se basa en las desigualdades, las guerras, el desempleo, el daño al clima, el robo de nuestros recursos, el hambre, las enfermedades y la destrucción de todo tipo, apunta el texto.

Todos sabemos que el problema es el imperialismo, recalca el mensaje, en el cual Ramón expresa su optimismo en los cambios que se deben lograr para cambiar el mundo.

Podemos construir una sociedad nueva donde el ser humano y no el capital o el dinero, sea el centro de todo. !Estamos seguros de que todos nosotros unidos podemos marcar la diferencia!, asevera el antiterrorista de la mayor de las Antillas.

Cuando regresen a sus países, recalca a los delegados a la universal cita, recuerden que nosotros somos la esperanza del futuro, y necesitamos hacer del planeta Tierra un lugar pacífico, encantador y hermoso para todos.

Tras la lectura del mensaje, Ailí entregó al presidente de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas, Tiago Vieira, una tarja hecha especialmente para el Festival por Gerardo Hernández, otro de los antiterroristas.

Los dos mencionados, y René González, Antonio Guerrero y Fernando González fueron detenidos el 12 de septiembre de 1998 cuando monitoreaban las acciones criminales de grupos anticubanos, asentados en la Florida, en el sur estadounidense.

Numerosas pruebas judiciales y el testimonio de altos jefes militares norteamericanos indican que los Cinco, como son conocidos a nivel mundial, nunca atentaron contra la seguridad de Estados Unidos.

El festival, que concluirá  mañana, reúne a unos 15 mil delegados de más de 140 naciones y su lema es Por un mundo de paz, solidaridad y transformaciones sociales, derrotemos al imperialismo.