20110127201936-alarcon.jpeg

Tomado de Prensa Latina

El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, aseguró hoy que la decencia podría entrar a la Casa Blanca si liberan de inmediato a cinco antiterroristas del país caribeño presos en Estados Unidos hace más de 12 años.

  "Hacerlo sería el primer paso indispensable para poder convencer al mundo de que la decencia finalmente ha entrado en la Casa Blanca", expresó Alarcón durante una intervención ante participantes en el Congreso internacional Pedagogía 2011, que concluirá mañana.

Tanto el presidente Barack Obama como su gobierno saben que están cometiendo una injusticia incalificable, añadió el líder parlamentario ante delegados al foro y familiares de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González y Fernando González.

Sabe (Obama) que puede y debe ponerle fin liberando inmediatamente a Los Cinco, como se les conoce en las campañas internacionales por su excarcelación.

La perpetuación de esta injusticia provoca dolor y sufrimiento a cinco familias, señaló Alarcón en un documento leído ante el plenario en Pedagogía, que reúne a más de tres mil 600 educadores de 25 países en el habanero Palacio de Convenciones.

A los cubanos, añadió, nos hace recordar todos los días que el gobierno de Estados Unidos sigue siendo cómplice de un terrorismo que no cesa y frente al cual tenemos que mantener la vigilancia y levantar sin descanso nuestra denuncia y reclamar solidaridad.

La única falta de Gerardo, Ramón, Antonio, René y Fernando fue actuar contra grupos terroristas sin haberse registrado ante las autoridades norteamericanas, dijo.

Ahora, explicó, estamos en un momento decisivo cuando la fiscal general de la Florida, Caroline Heck Miller, tiene que responder a la petición de habeas corpus, el único y extraordinario paso que le queda a Gerardo ante la justicia estadounidense.

El férreo silencio impuesto por más de 12 años en los medios de prensa del país norteño es una confirmación adicional de su total inocencia, subrayó Alarcón al llamar a poner término a esa situación.