20110211203142-ninos.jpeg

Por: Ana Hernández Hernández

Una organización defensora de los derechos humanos en Afganistán reveló  que dos niños fallecen al día por el conflicto en el país centro-asiático, donde 3 de cada diez víctimas mortales civiles son menores, y denunció que las partes en combate no están tomando medidas para corregir esta situación.

En un comunicado, Afghan Rights Monitor (ARM) explicó que un total de 739 niños fallecieron en sucesos de violencia en la guerra del país centro-asiático en 2010, lo que supone el 30 por ciento de los 2.421 civiles que perdieron la vida en este periodo.

"Los niños fueron altamente vulnerables a los daños de la guerra, pero las partes combatientes han hecho poco para garantizar la seguridad y protección del niño", subrayó la ARM.

De acuerdo con sus datos, el 64 por ciento de los infantes perdieron la vida en acciones de los grupos insurgentes, un 17 por ciento por fuego de las tropas internacionales, mientras que un 4 por ciento de las víctimas mortales fueron atribuidas a las fuerzas de seguridad afganas.

Según la organización, las explosiones de bombas camineras o minas fueron los sucesos de violencia que más muertes se cobraron, seguidos de los atentados suicidas, los bombardeos aéreos o el fuego de mortero.

Todas estas espeluznantes cifras me dan una vez más la razón en afirmar que “La esperanza del mundo está en peligro”, como consecuencia en primer lugar de un orden económico desigual y por las guerras emprendidas y desarrolladas por el propio hombre. Esta guerra de Afganistán en particular, se inició por parte de los Estados Unidos con el único pretexto de encontrar al supuesto autor del derribo de las Torres Gemelas en Nueva York…  Y qué ha sucedido?, lo que era de esperar: los niños, mujeres y ancianos, como parte más vulnerable de la sociedad,  ahí están pagando las consecuencias de actitudes inconsecuentes e irresponsables.