20110309181103-obama.jpeg

Por: Ana Hernández Hernández

En no pocas ocasiones se ha reiterado que el Sistema Judicial de los Estados Unidos deja mucho que desear, y los cubanos sabemos muy bien de qué se trata, si solo echamos un vistazo al amañado juicio que se realizó a los 5 antiterroristas cubanos en la Florida, ante los ojos del propio gobierno de ese país.

Y cuando fijamos la pupila en el juicio que todavía se celebra en El Paso al connotado y confeso terrorista Luís Posada Carriles, ni hablar, allí más que juicio ha existido un shot muy bien montado, donde no ha faltado el teatro, el suspenso, el drama, la ironía, el sarcasmo y una fantasía de la peor factura sin límites.

Hace unos días se conocía la noticia de que Obama autorizó reanudar los juicios en la ilegal base de Guantánamo, para de esta forma reafirmar de que no cumplirá con su compromiso electoral de cerrarla, en el transcurso de un año a partir de que entrara  a la Casa Blanca, por  lo que al parecer  permanecerá abierta  por tiempo indefinido.

Hoy un artículo en el periódico Granma ne llamó la atención: “Dormir desnudo”, se trata del soldado Bradley Manning, sospechoso de haber filtrado miles de documentos diplomáticos a Wikileaks, tiene que dormir desnudo en su celda, donde tampoco se le permiten muebles, ni ropa de cama o artículos de aseo personal.

Estos y otros cabildeos de la cacareada “justicia estadounidense”, me sugieren algunas interrogantes…

¿ Desconoce el gobierno dirigido por un Premio Nobel de la Paz semejantes irregularidades?

¿Se viola o no se viola la legalidad judicial en el país que se autotitula paradigma de los Derechos humanos?

Entonces… nada, que en medio de una etapa donde casi la totalidad de sus compromisos electorales no se han cumplido, estos parecen también asignatura pendiente para el actual inquilino de la Casa Blanca. Obama más de lo mismo con smoking diferente.