Facebook Twitter Google +1     Admin
20140102170011-raul-castro.jpg

El presidente de Cuba, Raúl Castro, reiteró que el compromiso de la Revolución continúa siendo con el pueblo, a 55 años del triunfo el Primero de enero de 1959.

Durante el acto nacional por la efeméride en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, reafirmó Raúl Castro la voluntad de no ceder ante las agresiones y amenazas foráneas que buscan asfixiar a la población del país caribeño.

Denunció el asesinato de maestros, alfabetizadores, obreros, campesinos, estudiantes y diplomáticos que causó tres mil 478 muertos y 2099 incapacitados.

El primer mandatario aseguró que la política de la Isla está orientada a defender la autodeterminación y la soberanía nacional, así como a promover la solidaridad hacia los pueblos del Tercer Mundo.

Citó el aislamiento forzoso con las naciones del área al que Cuba fue sometida por las presiones de Washington, y en cambio hoy La Habana cuenta con el apoyo regional por su humanismo y defensa de los principios y valores éticos.

Raúl Castro subrayó que con ese propósito Cuba se apresta a celebrar la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños para continuar la forja de la unidad dentro de la diversidad en nuestra América.

El jefe de Estado también rindió tributo en la oriental ciudad de Santiago de Cuba a la capacidad de resistencia y lucha del pueblo cubano, que, dijo, hicieron posible que la Revolución cubana celebre su aniversario 55.

Ni el más soñador de los que acompañamos a Fidel Castro en un acto como este el primero de enero de 1959 podía imagina que estaríamos aquí, dijo el jefe de Estado al presidir el acto nacional por la efeméride en esta ciudad del oriente de la isla.

Enfatizó que nada fácil resultó este largo y azaroso camino.

Ha sido posible gracias a la inmensa capacidad de resistencia y lucha de largas generaciones del pueblo cubano, verdadero protagonista de esta su revolución, subrayó.

Raúl Castro recordó que el proceso revolucionario debió enfrentar desde bien temprano planes de estabilización desde Estados Unidos, que dio refugio a criminales, torturadores y malversadores del régimen de Fulgencio Batista.

Cuba sufrió el terrorismo de Estado, el sabotaje y el bandidismo armado.

La expulsión de la OEA, la invasión de Playa Girón, el bloqueo económico, comercial y financiero, la campaña para difamar al proceso revolucionario y en especial a Fidel Castro, víctima de cientos de planes de atentados, dijo.

Han sido 55 años de incesante lucha frente a los designios de 11 administraciones norteamericanas que no han cejado en el propósito de derrocar la revolución, apuntó.

Enfatizó que jamás hemos cedido y cederemos a presiones, ni chantajes, ni amenazas, y recordó que la política exterior del país siempre ha sido un arma poderosa para defender la independencia, la autodeterminación y la soberanía nacional.

Raúl Castro manifestó que el planeta que habitamos ha cambiado mucho desde el primero de enero de 1959 porque esta pequeña Isla ante las brutales presiones de Estados Unidos, tiene y tendrá relaciones con muchos países y está al frente de la presidencia protempore de la CELAC y se apresta a celebrar su reunión cumbre en La Habana a finales de este mes para diversificar una nueva Latinoamérica.

Recordó que “nunca olvidaremos la singular coincidencia histórica de que en una fecha como el primero de enero, pero hace 210 años, triunfo la primera revolución en la región latinoamericana y caribeña, la haitiana, la que también fuera la primera y única victoria de un movimiento revolucionario dirigido por negros esclavos que luchaban contra ese oprobioso sistema y a la vez por la independencia nacional”.

El primer mandatario de Cuba dijo que los efectos de esos acontecimientos repercutieron en nuestro país y que ambas naciones han tenido que pagar los efectos por enfrentarse a los imperios dominantes.

Manifestó que desea reiterar al hermano pueblo haitiano y a su gobierno que los cubanos jamás los abandonaremos y que siempre podrán contar con nuestra modesta colaboración.

Frente a comandantes y combatientes históricos y una representación del pueblo santiaguero, Raúl Castro expresó que la Revolución Cubana puso fin a varios mitos, entre ellos que no era posible construir el socialismo en una pequeña isla a 90 millas de Estados Unidos.
El acto tuvo lugar en el parque Céspedes, frente al Ayuntamiento desde el cual el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, se dirigió al pueblo el primero de enero de 1959 tras la victoria del Ejército Rebelde.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris