20110104205020-mark-meckler.jpg

Por: Ana Hernández Hernández

El Tea Party, grupo del movimiento ultraderechsita en los Estados Unidos, vigilará a los congresistas republicanos electos gracias a su apoyo, para que cumplan con sus intereses.

Según un reporte, fechado este 3 de diciembre en Washington, la vigilia se realizará desde el propio Capitolio, y el grupo ejercerá presión para recordarle a los legisladores a quiénes le deben sus escaños, y en consecuencia exigirles resultados a su favor.

Que suerte de orilla para tales congresistas, que como el repicar de campana en un templo escucharán una y otra vez: “Nuestra gente los ayudó a ser electos, queremos que lo sepan... “

La esencia de esta bota sobre la nuca, es que los congresistas republicanos cumplan con sus promesas de reducir los gastos públicos, evitar los aumentos de impuestos y deroguen la ley de salud firmada hace sólo unos meses por el presidente Barack Obama.

Mas adelante en la nota, el propio Mark Meckler del referido grupo Tea Party, plantea que también ese seguimiento está dado porque los republicanos son un desastre y piensan como partido minoritario pese a su reciente victoria electoral.

Desastres o no, la que se avecina para los congresistas republicanos recien electos, es de armas tomar, presagio, que ni en el refugio de sus respectivos “RANCHOS” encontrarán sociego, porque existe un alto precio pendiente: el apoyo de Tea Party para la victoria de las elecciones pasadas en el Congreso de la Casa Blanca. Nada cosas de: Diente por diente y ojo por ojo.