20110118210313-terrorista.jpeg

Por: Ana Hernández Hernández

Este martes prosigue en El Paso, Texas el juicio contra el terrorista-mentiroso, Luís Posada Carriles, que desde hace varios días sesiona en ese lugar de la nación norteña.

El desarrollo de esta vista, más que un juicio, ha contituido un montaje con un escenario anticubano, donde precticamente se ha reunido lo más selecto de la estrema derecha miamense, la misma que desde hace más de 50 años ha trazado el camino de la política a seguir por las diferentes administraciones de la  Casa Blanca con respecto a Cuba.

El juicio al terrorista-mentiroso continua hoy con los acostumbrados cabildeos de la defensa en sus continuas arremetidas contra Cuba, para encontrar los oportunos vericuetos, y de esta forma distraer al jurado hacia un destino muy bien diseñado por los miles de dólares, que seguro corren por la Sala del tribunal en El Paso.

Hablar sobre las razones de Cuba para exigir y pedir, que Posada debe ser procesado por terrorista, no por reiterativas dejan de tener vigencia y solo citaré algunas que ilustran lo suficiente.

Los ataques y todo tipo de agresión comenzaron con el mismo triunfo de la Revolución, y se recrudecieron durante el periodo especial.

En 1994 introdujeron un recipiente con 51 libras de C-4. Con ese volumen de exposivo pueden volar en pedazos 100 hoteles.

En 1997 siguieron combinándose este tipo de actividades con infiltraciones y ataques piratas.

La primera explosión fue en el año 1997 en el Hotel Meliá- Cohiba, después cada 15 días explotaba una bomba.

De todas esta detonaciones, el Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos analizó las bombas puestas en Cuba y llegó a la misma conclusión. El detonador era de firma Dupont y explosivo C-4, del ejército.

En el reciente juicio a Francisco Chávez Abarca por un tribunal cubano se comprobó que éste fue el reclutador de los terroristas, pero cumpliendo las órdenes de Luís Posada Carriles.

Estas y otras evidencias, que involucran a Posada con la organización, financiamiento y entrenamiento de los terroristas las conoce el gobierno de Estados Unidos.... entonces ¿ Por qué solo juzgarlo por mentiroso y no por terrorista también? ¿Por qué el tribunal no enrumba seriamente un proceso hacia el encartado por los disímeles crímenes cometidos?

Son interrogantes , cuya respuesta se enmarca y remiten a pensar que Gobierno Estadounidense, CIA, FBI, Mafia anticubana de Miami y Luís Posada Carriles, todos absolutamente todos son la misma cosa. Se saben demasiado unos a los otros.